El push perfecto

Un push es una notificación entregada en la pantalla de tu móvil cuando un app está cerrada. Su objetivo es llamar tu atención y hacerte volver a la aplicación.

Los push suelen usarse para:

  • anunciar promociones u ofertas
  • anunciar nuevas funcionalidades
  • empujarte a usar de nuevo un producto (app)

¿Qué hace perfecto un push?

  • No obligues al usuario a recibirlos. Invítale a activar las notificaciones a través de una propuesta de valor de tu producto clara y positiva. Explícale por qué le pides activarlos, en qué le va a ayudar y siempre dentro de un contexto.
Runtastic
Glovo

 

 

 

 

 

 

 

  • Enriquece tus notificaciones vía push Prueba a incluir emoticonos e imágenes. Android lo permite y IOS desde IOS 10.
Chicisimo
  • Personaliza tus mensajes. Los push segmentados funcionan mucho mejor. Segmenta, bien por perfil o comportamiento, o ambos pero evita los mensajes genéricos.
Instaread

  • Encuentra el mejor momento para enviarlo. Dependiendo de tu producto puede ser asociado a una rutina de tu usuario, o a determinada hora o día. ¡Prueba! Usa la hora local y no envíes mensajes “fuera de temporada”. Por ejemplo, ya existen aplicaciones que permiten decidir al usuario cuándo quieren recibir un push para avisarles de algo.
Headspace
Peak

 

 

 

 

 

 

 

  • Crea un buen copy que transmita valor y urgencia, que empujen al usuario a abrir la aplicación. Además de asegurarte de que llevas al usuario a la pantalla adecuada y que tus enlaces funcionan.
Tink
  • Test A/B: testea todo, desde el copy hasta el call to action, pasando por las horas de envío.
  • Trabaja la frecuencia: encuentra la frecuencia adecuada con la que debes comunicarte por este canal con tu usuario, no te conviertas en un spammer. Muchas aplicaciones sociales, te mandan push cuando tus amigos postean algo, pero normalmente aquellas apps más relacionadas con ecommerce o promociones tienen frecuencias más bajas para no convertirse en puro spam. Este para mi es uno de los puntos clave, donde no convertirte en spam y sí seguir estando en la mente de tus usuarios.
  • Mide, analiza aquellas métricas que te interesan y que están directamente relacionadas con el objetivo del mensaje. No sólo te tiene que valer las sesiones que genera un push, sino también si el usuario ha realizado la acción objetivo. Pero no olvides revisar otras que pueden darte insights sobre lo que está pasando por detrás una vez enviado el push. (desinstalaciones, negación de permisos, etc…)
Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *